jueves, 28 de diciembre de 2017

Un cuento de Navidad (¡Que bello es vivir! de Frank Capra)


Cuando afectar cierto cinismo parece de buen tono; cuando dejar caer que nada importa demasiado, que todo es relativo y que cada uno se las arregle como pueda es bastante frecuente; cuando se renuncia a ser con el pretexto de no ofender y gestos como bendecir la mesa, ceder el sitio en un autobús o el paso ante el umbral de una puerta a una señora pueden constituir una provocación, resulta muy conveniente volver a ver, un año más, ¡Qué bello es vivir!, la obra maestra de Frank Capra. Es una película del año 1946 cuyo título original en inglés es It is a wonderful life!


Es habitual su reposición en televisión, año tras año, por Navidad. Y es más frecuente de lo que parece la fidelidad con la que Navidad tras Navidad muchos telespectadores vuelven a verla, solos o acompañados como parte de un rito familiar.
La famosa escena del baile.
La película transcurre durante la Navidad. Desde el día de Nochebuena, un largo flashback nos conducirá por la vida de George Bailey que una voz del cielo repasa para que el ángel Clarence la conozca y pueda intervenir a favor de George, ganándose así las alas que aún no tiene. El Angel Clarence, de una bondad seráfica claro, es un ángel novato que aún no ha hecho méritos para llevar alas. La intervención del Cielo con el envío del ángel Clarence a la tierra es el fruto de las oración por George Bailey que se elevan desde varios hogares de Bedford Falls, el pueblecito americano dónde ha nacido el protagonista y dónde –muy a pesar suyo- transcurre su vida. Tal vez esta cuestión del ángel, por lo dicho arriba, desanime a muchos y les prevenga contra la película, repelidos por algo como uno olor a moralina y buenismo. Sería un error reaccionar de manera tan burda, porque si hay algo que la película no nos ahorra es todo aquello que la vida contiene de dureza, sinsabores y frustraciones.




¿Por qué es ¡Qué bello es vivir! una obra maestra, un verdadero clásico que resiste incólume el paso del tiempo con la misma frescura con que se estrenó? Son varias las razones sin duda, pero tal vez de entre todas destaque una: es el acierto extraordinario con que se cuenta la vida de un hombre corriente de nuestro tiempo, la forma en que llegamos a conocerle y como se nos aparece, ante la montaña de obstáculos que representa la vida cotidiana, como un auténtico coloso. Un coloso sostenido por su bondad, por ser un hombre íntegramente bueno. Seguramente lo más parecido al antiguo ideal del caballero cristiano. El poeta Charles Péguy decía que el padre de familia es el héroe de nuestro tiempo. Eso es lo que cuenta la película, ese es su extraordinario acierto. A Péguy estamos seguros de que le hubiera gustado de haber podido verla. Y cuando nos referimos al padre de familia, quede claro que incluimos a la madre de familia también, por favor. No se entiende a George Bailey sin Mary Hatch, interpretada por Donna Reed, cuya voz oímos al empezar la película, pues es la de la primera plegaria.
 


Ese primer acierto esencial está rodeado e impulsado por mucho otros que contribuyen a dar fundamento, solidez y belleza a la película. El diálogo en el cielo, entre San Pedro y Dios, con la participación del ángel Clarence, muy breve y en tono humorístico, tiene más importancia de la que parece, no sólo porque explica el papel del ángel cuya intervención es la clave de la película, sino porque la sitúa toda entera en una perspectiva y tradición cristianas. Es Navidad y la Navidad no es más que una cosa y no otra: la Encarnación, Dios haciéndose presente entre los hombres con la humildad del niño en pañales adorado por los pastores. Aunque la película no entra en detalles trascendentes, y tiene el acierto de no cargar las tintas, sin esa perspectiva de hombre creyente, de la bondad no simplona sino dotada de fundamento y sentido, la historia que nos cuenta Capra no se entendería. De ahí que sea tan significativo que comience la historia con los rezos que se elevan al cielo por George Bailey. No hace falta insistir mucho más y como decimos la película no lo hace.


De lo dicho se deduce que el guion es realmente muy bueno, de gran sutileza, mezclando comedia, drama, un  humor socarrón y cuanta belleza. Si belleza y poesía, así como suena, y viniendo a cuento, bien engarzadas en la trama, sin efectismos, como un elemento más de la vida misma. Primeros planos de los protagonistas espléndidos, la famosa escena del baile cuando se abre la piscina bajo los bailarines, la cena entre padre e hijo, la noche de bodas en la casa destartalada, la ciudad bajo la nieve, el paseo por la infancia, el esplendor de la juventud… Habría que narrar la película entera pues toda ella lo merece ya que no hay un momento de decaimiento y su final –el paseo por un mundo en el que no hubiera existido George Bailey- es fantástico, un repaso por la influencia de todos nuestros pequeños actos en los que nos rodean y de la indestructible unidad y solidaridad que puede existir entre los hombres, la fuerza de la bondad en una vida en comunidad.
DONNA REED
Tres guionistas habían trabajado ya sobre el cuento original de Philip Van Doren Stern para el estudio RKO cuando le propusieron el proyecto a Capra. Dijo que era la historia que había estado esperando toda su vida. Compró los derechos de la historia original y decidió hacer la película con su propia productora, para ser plenamente libre. La productora fundada por Capra con William Wyler y George Stevens se llamaba… Liberty Films. Capra confió la historia al matrimonio Hackett para elaborar un nuevo guion, que es el que se llevó a la pantalla finalmente. Capra comentó que era la mejor película que había hecho y James Stewart que George Bailey era de toda su carrera su papel preferido. Desde luego la película es impensable sin él.



Lionel Barrymore
Además del excelente guion y de la música de uno de los grandes, Dimitri Tiomkin, está la maestría de Capra en la narración, servida por un elenco de actores espléndidos. No sólo un joven James Stewart que hace plenamente creíble al personaje, sino también los extraordinarios Donna Reed -que da vida a Mary Hatch, mujer de George Bailey-, Thomas Mitchell –tío Billy- y Lionel Barrymore que hace de malvado señor Potter, quintaesencia del mal, una especie de Ebeneezer Scrooge antes de la visita de los tres espíritus de la Navidad. Recordemos que Thomas Mitchell era un habitual de directores como Ford, protagonista de Huracán sobre la isla y de La diligencia y que Reed actuó también a las órdenes de Ford en They were expendable, de protagonista femenino junto a John Wayne.

 
Thomas Mitchell
En fin, si hace mucho que no la han visto, esta es una buena época para volver a asomarse a este cuento de Navidad, la vida de George Bailey, ese hombre corriente, de la mano de Frank Capra.

2 comentarios:

  1. ¡Preciosa y magnífica película!. Entrañable todos sus personajes, la historia, los grandes guiones y el verdadero arte.

    ResponderEliminar
  2. Una de las películas clásicas que es un gran tesoro es "El Retrato de Jennie".

    ResponderEliminar

SI QUIERE ECHAR SU CUARTO A ESPADAS, YA SABE AQUÍ. CONVIENE QUE MIENTRAS ESCRIBA ESTÉ USTED FUMANDO, CIGARRO O INCLUSO PIPA.