martes, 9 de mayo de 2017

THE CANDIDATE (pensamos que con título en inglé enganchamos a la tropa que sabe tantos idiomas).

El candidato.
Cepogordo y el Cepogordismo son conscientes de su inoperancia política, se dan cuenta de su pobre condición, de su irrelevancia pública. Mindundi sociales, ajenos a cualquier círculo de poder o influencia. El Cepogordista no se ha dado un golpe con un adoquín, ni parte nueces con la frente. Tan sólo se ve aquejado, repentinamente, de una lucidez devastadora. Las cosas se harán, le guste o no, todo sucederá mientras el mire atónito, paralizado, incapaz. El Cepogordismo no influye, no marca tendencia, no es giutuber ni influencher, no es trendin, ni líder, ni está alineado, ni publica nada de género landscape, ni se llama Corina, 300.000 ejemplares. Corina es una rubia cachas y los cepogordistas se asustan de tanto poder. El cepogordista en lugar de ser eficaz y eficiente charla con su amigo chino que le suelta su rollito todas las mañanas, justo cuando el cepogordista quiere arrancar la jornada con brío. ¿Has leído El guardián invisible de Dolores Cuadrado? Es una trilogía, siete mil páginas, para el cercanías está muy bien. Dula la lectula todo el anio.
EL CANDIDATO (the candidate)
TU VOTO PARA
don Marino Percebe y García Ameba

Por todo lo dicho no es extraño que el Cepogordismo se decida a secundar la candidatura del honrado Marino Percebe y García Ameba, hombre de bien, de poco pelo, de traje clásico, que aún usa corbata. Hijo de familias próceres, don Marino no se ha hundido todavía en la mesocracia. Muchos se ríen de don Marino, dice que está anclado en el pasado y que su primer apellido mueve a risa. En cambio, el segundo, como tiene dos partes (es compuesto, dicen), les gusta más y se arriman. Pero don Marino que es pétreo, sólido como el granito, aguanta. Es verdad que los medios son escasos, pero don Marino Percebe se ha decidido. Se lanza al ruedo e inicia su campaña electoral. Hoy hemos acompañado a don Marino en su primer discurso que ha dado en un desmonte entre carreteras, por obra de la primavera convertido en campo de amapolas. Y nos ha deslumbrado don Marino, a los tres que estábamos, con su verbo florido, que volaba llevado por el aire cálido de mayo, por todo aquél desierto verde, sobre cascotes y hierbecillas efímeras, en los confines de Madrid. Eran las nueve de la mañana, hemos aplaudido. Desde el vota Gundisalvo no se había visto nada igual. Los antidisturbios apostados cerca de la M-40, entre las amapolas y la cebada silvestre, nos miraban de reojo, prestos a intervenir con la mayor contundencia ante el primer desmán del candidato.

1 comentario:

  1. Largo pero menos y con ilustración. En fin.

    ResponderEliminar

SI QUIERE ECHAR SU CUARTO A ESPADAS, YA SABE AQUÍ. CONVIENE QUE MIENTRAS ESCRIBA ESTÉ USTED FUMANDO, CIGARRO O INCLUSO PIPA.