miércoles, 7 de diciembre de 2016

Las siestas del Amigo Pulardo

Las siestas del Amigo Pulardo son poderosas, precisas, sistemáticas, dirigidas y, en general, muy logradas. Una hora sobre el costado derecho, a la hora vuelta sobre el costado izquierdo, otra hora. Uno más uno dos. Es decir dos horas. Luego se merienda y luego se pasea. Sueña esta tarde con que no sabe si los calcetines deben ser del color del zapato o del pantalón. Cuando el corpacho cava hondonada, pues nada, se cambia el colchón por uno nuevo para seguir soñando. Cuando el colchón se pasa, dificulta los sueños que se resisten a acudir primero y luego lo hacen confusamente, como reticentes. Pero con colchón en condiciones, ya es otra cosa. Se ve a caballo bajando por las escarpadas laderas de una mesa en Arizona, ahora es John Pulard o tal vez Vitorio, gran jefe de los Pulardos, o tal vez don Enrique Maria de los Dolores Pulardo y Pulardo, hacendado mejicano, descendiente de los conquistadores, protector de los indios, que los defiende de coyotes y cuatreros. Monta un pinto enorme para que lo cargue suelto y viste chaparreras de piel de venado bien pulidas. Y bajo el sombrerote no más los carrillos se le ven... Pero ¿y los calcetines? No ande preocupado de pendejadas mi jefe, ¡si con los botos camperos del campo charro no se le ven! El rodar de las grandes espuelas de fierro sobre el pino melis del salón de sus abuelos lo despierta de golpe, pero sólo a medias: ¡Pero quítese las espuelas, insensato! ¿O quiere que la vieja lo cosa a balazos? Vaya pero si estaba soñando… Lo del salón ha sido pesadilla, pero lo de antes no estaba mal. De un brinco corto salta de la cama y abre el cuadernito para apuntar el sueño… Con la feria de otoño acabada quedan dos tardes, el domingo y el 12. Luego será cuestión de hablar con Doroteo, para pasar una temporada en Nava, cuando con el invierno llegue la hora de los graves estudios.

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. El comentario (por así decirlo) precedente sólo revela impotencia mental y desidia.

      Eliminar
  2. A mi me encanta, Porque ya se sabe, que todo en la vida es sueño ...

    ResponderEliminar

SI QUIERE ECHAR SU CUARTO A ESPADAS, YA SABE AQUÍ. CONVIENE QUE MIENTRAS ESCRIBA ESTÉ USTED FUMANDO, CIGARRO O INCLUSO PIPA.